lunes, 17 de diciembre de 2007

El llamado de Jack

Jack era un aventurero, un hombre enérgico, tenaz y ambicioso. El llamado de la vida fluía intensamente en él, convirtiéndolo en uno de sus hijos pródigos.
¿Quién era Jack?.
Jack era y es John Griffith London, conocido por amigos y lectores como Jack London. Nació en San Francisco en 1876 y su historia no tiene nada que envidiarle a las novelas de aventura que escribía.
Su infancia transcurrió bajo los cuidados de su madre, una mujer de origen adinerado llamada Flora Wellman y de una esclava, Virginia, que fue como una segunda madre para él. Es muy probable que esta fuerte presencia femenina, sea una de las razones por la cuales Jack London fue un defensor de los derechos de la mujer y su rol en la sociedad, apoyando el sufragio femenino. Siendo apenas un adolescente se dedicó a oficios diversos tales como pescador, marino y minero en Alaska. Es justamente de todas estas experiencias, de su trato directo con hombres que luchaban con y contra la naturaleza, que se nutrió para escribir novelas como "El llamado de la Selva" (The Call of the Wild), "El lobo de Mar", "Colmillo Blanco", etc.
Fue un autor constante y productivo, escribió más de 50 libros entre novelas, cuentos y ensayos. También mantenía una copiosa producción epistolar.
Su mayor pasión, sin embargo, no fueron su escritura ni los muchos viajes que emprendiera, sino el rancho que construyó para vivir y envejecer en él. Jack London enriqueció este rancho a lo largo de los años, dedicándole esfuerzo y dinero, proyectando en él sus mayores ambiciones, concretando en su suelo esa búsqueda incesante de lo primigenio. Fue la pérdida de ese lugar tan ansiado por él, a raíz de un incendio, que Jack se desmoralizó y endeudó. A partir de ese momento, su vida corre cuesta abajo a la par que su salud, encontrando la muerte en el año 1916.
Jack London, un escritor exitoso y, contradictoriamente, de ideas socialistas, sentó precedentes. Fue el primer escritor en comercializar su nombre como marca. Así como también, el primero en trabajar con los estudios cinematográficos, transformando varios de sus libros en películas. Tuvo, sin lugar a dudas, una fuerte presencia mediática y fue ampliamente admirado como escritor y como hombre.


Así escribía...


"Antes de Adán" ("Before Adam" 1904)


Capítulo III

El más común de los sueños de mi infancia era algo semejante a esto: me parecía que era yo muy pequeño y que yacía acurrucado en una especie de nido de ramillas y hojas. A veces estaba tendido sobre la espalda. Yacía largas horas en esta postura, contemplando el juego de la luz sobre mi cabeza y la agitación de las hojas al soplo del viento. Muchas veces, cuando el viento era fuerte, el nido se balanceaba.
Pero mientras yacía en el nido, siempre me dominaba la sensación de estar sobre un tremendo vacío. Nunca lo vi, ni nunca me asomé al borde del nido para verlo; pero temía a aquel espacio que asechaba debajo de mí, amenazándome siempre como si fuera el buche de algún monstruo devorador.
Soñé muy a menudo en mi infancia este sueño en que permanecía quieto, que era más bien una condición que una experiencia activa. Más, de repente, entrarían en avalancha, en medio de este sueño, formas extrañas y feroces acontecimientos, el trueno y el estallido de la tormenta, o bien panoramas no acostumbrados, que en nada se parecían a los que había visto despierto. El resultado de todo ello era la confusión y la pesadilla incomprensible, sin enlace ni lógica."...




Fuentes: "Antes de Adán"- Jack London- Biblioteca Actual- Ediciones Nuevo Pais-- 1987
www.lector.net