jueves, 30 de octubre de 2008

Al compás de la vigüela...

Así da inicio el Martín Fierro, ícono de la literatura argentina y gauchesca. Escrito por José Hernández y publicado por primera vez en el año 1872, este poema, estilísticamente incorrecto para los cánones de la época, fue muy bien recibido entre los lectores, pero tuvo que esperar para conseguir la aceptación de la élite literaria.
"Martín fierro" está escrito en versos octosílabos y se compone de dos partes: El gaucho Martín Fierro y La vuelta de Martín Fierro.

¿Por qué este post? La razón del mismo no deja de ser graciosa. Caí en un pequeño equívoco en el momento de actualizar las efemérides. Le atribuí la autoría del Martín Fierro a Miguel Hernández, uno de esos equívocos que suceden cuando se hacen las cosas con apuro... No tardé mucho en reparar en el error, pero me recordó esta obra que tenía sepultada.
¿Quién, en Argentina al menos, no leyó el "Martín Fierro" en el colegio?. Es lectura obligada, como "Facundo" de Domingo F. Sarmiento y "El Matadero" de Esteban Echeverría.

La primera estrofa reza:

Aquí me pongo a cantar
al compás de la vigüela,
que el hombre que lo desvela
una pena extraordinaria,
como la ave solitaria

con el cantar se consuela.



[vigüela: vihuela]

Más adelante nos cuenta:

Tuve en mi pago en un tiempo
hijos, hacienda y mujer-
pero empecé a padecer,
me echaron a la frontera-
¡y qué iba hallar al volver!

tan sólo hallé la tapera.

[Tapera]


Otras estrofas:

Al que amigo, jamás
lo dejen en la estacada,
pero no le pidan nada
ni lo aguarden todo de él-
siempre el amigo más fiel
es una conducta honrada.

y la conocidísima:

Los hermanos sean unidos
porque esa es la ley primera-
tengan unión verdadera
en cualquier tiempo que sea-
porque si entre ellos pelean
los devoran los de ajuera.


Y éstas, que me gustaron por el retrato fiel que hacen de una mala costumbre de la política argentina (vigente hoy como entonces):


Cuando se reunió la gente
vino a proclamarla el ñato-
diciendo con aparato
"Que todo andaría muy mal
si pretendía cada cual
votar por un candidato".

Y quiso al punto quitarme
la lista que yo llevé-
mas yo la mezquiné,
y ya me gritó "Anarquista,
has de votar por la lista
que ha mandao el Comiqué".

Me dió vergüenza de verme
tratado de esa manera;
y como si uno se altera
ya no es fácil de que ablande,
le dije "Mande el que mande
yo he votar por quien quiera"

"En las carpetas de juego
y en la mesa electoral,
a todo hombre soy igual-
respeto al que me respeta,
pero el naipe y la boleta
naides me lo ha de tocar"


Aceptado el desafío- Florencio Molina Campos

3 comentarios:

carlos dijo...

Hola, tenemos un blog donde publicamos cuentos ¿quieres entrar&participar?


http://100cuentos.blogspot.com

Lluís Salvador dijo...

Hola, Verónika:
Hace días que quería escribirte este comentario, pero el tiempo...
Bueno, también en España, leemos el Martín Fierro, aunque poco. De hecho, lo recordaba de mis lecturas de juventud, de modo que en mayo pasado lo releí. Y me impresionó. No me extraña que lo consideréis un canto nacional, porque tiene muchísimas virtudes. La épica y el héroe/antihéroe, las situaciones, la imagen social, la naturaleza, el paisaje... En fin, no creo que pueda resumir aquí lo que otros han expuesto en volúmenes. Sólo decir que el Martín Fierro y su Regreso figuran ya entre mis favoritos.
Un saludo!

Anónimo dijo...

Hola, he llegado por aquí a través de otro blog y me he quedado. Yo viví en Argentina tres años y permanentemente todo lo que es de allá me gusta.
Me has recordado que tengo en casa un Martín Fierro, encuadernado en cuero pequeñito, lo tengo como una joya, lo leí en su tiempo, pero ahora lo repasaré.
Un saludo desde España.
Si quieres ver mi blog te dejo la dirección
www.loslibrosdeteresa.wordpress.com