jueves, 19 de junio de 2008

Revistas culturales: más de lo mismo.

Hartazgo. No, no es hartazgo producido por los cortes de rutas o por las declamaciones demagógicas de Plaza de Mayo. Hartazgo por la mentira del canon; por las entrevistas que parecen calcadas; por leer siempre los mismos diez nombres en las revistas culturales. Aclaro: me refiero a revistas culturales que acompañan diarios de tiradas masivas, no, a las publicaciones mensuales o bimestrales que se realizan por afuera del circuito comercial.

Ultimamente compro cierta revista cultural sólo por lealtad. Me gusta apoyar publicaciones que divulgan información cultural, porque estoy consciente de que publicar sobre estos temas genera más pérdidas que ganancias; pero tampoco puedo permitirme ser oveja que se guía mansamente. Tengo la sensación, hace rato, de que leo una y otra vez la misma cosa. Dejaron por el camino, en el transcurso de estos pocos años, algunas buenas iniciativas que tenían, y empezaron a caminar en círculos. Cuando leo cada ejemplar me queda la sensación de que fuera de Buenos Aires no hay cultura, sólo barbarie; de que no se puede ser culto sin mencionar cada veinte palabras a Borges, de que el ámbito literario es sectario y autoreferencial, de que están todos más ocupados en hacerse un nombre y vender que en ver qué está pasando en el resto del mundo. Esa es la sensación que me queda, pero sé que no es toda la realidad. Es sólo la realidad que me vende esta revista; realidad funcional al mercado editorial y a ciertos autores que, de esta manera, se erigen a sí mismos como miembros del "canon", en ¿representantes? de la ¿nueva? literatura argentina.
Ombliguismo. Autbombo. Basta.
Quiero leer sobre cómo se hace cultura en otras partes del país y del mundo; quiero descubrir escritores y artistas plásticos, ignotos o reconocidos sólo a medias, jóvenes y no tanto; quiero sentir que su lectura me enriquece, me informa y no, que me están convirtiendo en rehén de sus intenciones comerciales.

Una vez me propuse contar cuántas veces se hacía mención a Borges, en el mismo ejemplar. Fueron varias, y no había ejemplar en el que no apareciera. Borges ya no es un escritor, es un símbolo al que recurren para arrogarse prestigio... Peor que eso, es un cliché.

7 comentarios:

Rayuela dijo...

No sabes cuánto comparto tu opinión, Veronika, aunque trasladada a la cultura española. Para empezar y como siempre, la cultura es "la hermanita pobre", la noticia que figura al final, el reducto de unos pocos. Evidentemente encontraremos iniciativas para el fomento de la misma, pero son insuficientes y, lo que es peor, reiterativas, concentradas en los mismos pilares. Son muchos los días que me he dedicado a revisar los kioskos con la esperanza de encontrar alguna publicación que abarque lo viejo y lo nuevo, y no siempre "lo que está de moda". Una búsqueda infructuosa. El Sr. X publica su último libro y lo vende como rosquillas, ¿por su calidad? Ojalá. En la mayoría de las ocasiones vende porque "hacen que venda", porque detrás tiene todo un aparato de marketing que le entra por los ojos, la oreja, por la mano al consumidor medio. Porque vas a la librería y el mismo título ocupa toda una mesa o cinco estanterías, junto a la puerta de entrada, junto a la caja y en la portada del fascículo gratuito. Y no me parece mal que venda, ojo, pero sí que las oportunidades sean tan sumamente desparejas. Y después está la copia de la copia de la copia...: "es el nuevo Tolkien de la literatura fantástica", "un moderno Bergman..." Digo yo que todos esos nuevos autores serán "algo" por sí mismos y no porque se parezcan a otros; si es éste último caso entonces, francamente, no valen la pena.
En fin, que la cultura que nos venden son unas cuantas frases, un puñadito de referencias "chic" y alguna extravagancia soprendente que, casi nunca, es original.

Veronika Mortissandi dijo...

Tu comentario me hace sentir menos sola frente a la desazón que me queda frente a esto. Así mismo, me dejas aún más preocupada porque parece ser que no es sólo un mal argentino. ¿Patrimonio cultural o industria comercial?. ¿Lectores o consumidores?.

Rayuela dijo...

Por desgracia creo que es extensivo a muchos países.

Pienso que estas campañas "agresivas" de marketing se dirigen, más bien, al lector ocasional o a quienes encuentran en la lectura un mero entretenimiento (sin fijarse demasiado en el estilo). Es decir, el lector que lee porque no puede dejar de hacerlo ya se preocupará de buscar lo que quiere (otra cosa es que logre encontrarlo), no necesitará que le publiciten el libro del momento. Pero, claro, todo esto hace que los esfuerzos comerciales se centren en determinados títulos y otros muchos, probablemente de mejor calidad, queden al margen de los circuitos de venta.
Si a esto le unimos que cada vez los niveles educativos son más bajos, llegamos a una situación en que la cultura es, cada vez más, refugio de pocos.

Veronika Mortissandi dijo...

Eso preocupa, que en un momento de la historia como es el presente donde todavía están pendientes grandes debates, porque hay problemas que trascienden las fronteras (llamese pobreza, crisis alimentaria, persecuciones étnicas, inmigración, xenofobia, desempleo, deserción escolar y analfabetismo, etc.)la cultura es una herramienta poderosa y la ignorancia el peor camino a seguir.
Ni hablar de lo que esto le hace a los escritores que están al margen del fenómeno "Bestseller" o a las pequeñas editoriales. ¿Cuántos talentos literarios nos estaremos perdiendo porque se hacen segundas o terceras ediciones, de miles de ejemplares, de libros que un año después sólo serán posavasos?.
¿Y los clásicos que cuesta conseguir? ¿los autores extranjeros, de calidad, que nunca llegan a las librerías locales?.

Raúl dijo...

Déjame que mi primera visita signifique sólo un saludo. Tiempo habrá de leerte y disfrutarte.
Gracias por tu visita.

Intravenosa Ediciones dijo...

veronika: llegue a tu blog buscando revistas culturales independientes del pais, y me di con tu post, el cual me parecio por demas interesante y lamentablemente cierto. Que dificil se hace encontrar algo bueno para leer cuando nos saturan y bombardean siempre con lo mismo.
Por otra parte, y en relacion al porque de mi busqueda de revistas culturales te comento que desde donde escribo, San Salvador de Jujuy, hacemos junto a un minusculo grupo de gente que quiere aoprtar algo, una revista cultural, Intravenosa se llama.
Lei que decias que querias leer algo de lo que pasa o se hace en el interior... si tenes ganas visita: www.revistaintravenosa.blogspot.com

Saludos desde Jujuy y felicitaciones por el blog
Matías

Veronika dijo...

Matías: muchas gracias por la visita, las felicitaciones y el feedback!! Ahora mismo me doy una vueltita por la revista! saludos!