jueves, 6 de agosto de 2009

De página a página, de rama en rama...



"El barón rampante" es uno de esos libros que todo lector, que se precie de serlo, seguramente ha leído; y probablemente lo ha hecho en la adolescencia (período lector en que se devoran clásicos y cómics casi con el mismo afán). Sin embargo, éste era uno de los eternos libros en mi extensa lista de lecturas pendientes; pendientes porque me intrigan o despiertan mis ansias, y no me resigno a no leerlos (mejor tarde que nunca).
Lo terminé de leer hace rato ya, casi dos meses. Y cuando pensaba en posibles ilustraciones para el texto, me vino a la cabeza el último post que hice para el blog. No me imagino una novela más propicia para la estética de Miyazaki que ésta. Ahora no me abandona la delirante idea de que alguien le acerque una adaptación al realizador japonés y, así poder ver, un Cosimo animado.

La lectura de esta obra de Italo Calvino me devolvió la sensación gratificante y estimulante que ocasiona leer un buen libro. Un excelente libro. Aunque se me hace difícil concebir toda una vida encaramada a los árboles, no pude evitar dejarme llevar por ese rumor a hojas y páginas, a follaje que puede estar encuadernado o no. Mientras leía me llegaba el aroma a pino y roble, a papel áspero y tapas de cuero, con un dejo a mar, allá a lo lejos. Y página a página me fui descolgando de las ramas, temerosa de volver, muy pronto, a tocar tierra. Recordé ciertas lecturas de mi infancia recostada sobre el tronco de un viejo paraíso, o bien sentada en la horqueta de un aguarabay como si la misma fuera una poltrona. Pero más que nada, me sentí transportada a esa casita en el árbol que construímos con la lectura de un libro-amigo, ése que vino para quedarse y acompañarnos.

Les dejo el link de un artículo escrito por Ítalo Calvino, titulado "Por qué leer los clásicos"
http://www.edicionesdelsur.com/articulo_209.htm
Y otro en el que cuenta cómo escribe
http://www.lamaquinadeltiempo.com/prosas/calvino01.htm

Fragmento:

"También Cosimo, como Óptimo Máximo, era el único ejemplar de una especie. En sus sueños con los ojos abiertos se veía amado por bellísimas jóvenes; pero ¿cómo encontraría el amor, él, allá en los árboles? En sus fantasías conseguía no imaginarse el lugar donde aquellas cosas sucederían, si en el suelo o allá arriba donde ahora estaba; se figuraba un lugar sin lugar, como un mundo al que se llega andando hacia arriba, no hacia abajo. Eso es: quizá era un árbol tan alto que subiendo por él se tocaba otro mundo, la luna. "

17 comentarios:

Rayuela dijo...

Uno de los "libros de mi vida". Lo he leído tres veces y sé que habrá una cuarta. En mi edición viejita de Bruguera, porque aunque también lo tengo en Siruela -'Nuestros antepasados'-, soy incapaz de leerlo en otra que no sea aquélla de la primera vez. Soy una enamorada de Cósimo, ¡y no soporto a la repelente de Viola! La rebelión de los caracoles...

Con el Barón descubrí a Calvino: amor a primera vista.

¡Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto, Veronika!

Andromeda dijo...

Vergüenza me da admitirlo, pero no lo he leído. Lo tengo en Siruela (2006), pero sigue en la estantería, intacto.
Qué lindas imágenes empleas para describir las sensaciones que te produjo; no tardaré mucho en leerlo.
¡Saludos!

bibliobulimica dijo...

la imágen que elegiste para la entrada me pareció maravillosa...soy otra que no lo ha leído. Ya lo tengo comprado (leí la reseña que hizo de él Isi y fue cuando lo compré) pero aún no le ha llegado su turno. Pronto, espero.

Saludos,
Ale.

Veronika dijo...

Hola Rayuela: Sí, lo disfruté mucho; es mi tipo de libro y lamento habermelo perdido tanto tiempo.¡Gracias por la visita!

Andrómeda: Yo lo leí en este momento porque se dió la casualidad de que alguien lo acababa de comprar y me lo prestó (la edición de Siruela también)... Llevaba mucho tiempo queriendo leerlo, pero nunca me lo cruzaba. A veces se tiene que dar el momento de encuentro, entre el libro y uno con sus ganas, ¿no?
¡Gracias por pasar!

Bibliobulimica: ¡Muchas gracias por la visita! esa ilustración me gustó mucho cuando la vi, me recordó una etapa de mi vida donde libros y árboles iban de la mano.


¡Saludos!

Lluís Salvador dijo...

Hola:
¡Qué envidia, descubrir por primera vez esta historia, leerla para descubrirla!
Y qué imagen tan apropiada has puesto: la pictórica que encabeza el post y la fantástica de Miyazaki pudiendo hacer esa traslación en imágenes.
En efecto, habría tal vez que hacerle la sugerencia...
Una entrada estupenda.
Un saludo!

Veronika dijo...

Muchas gracias, Lluís.
La idea no estan descabellada como yo creía dado que la película El castillo vagabundo se basa en una novela fantástica de una autora inglesa. Ahora sólo tengo que encontrar la forma de hacerle llegar el libro a Miyazaki, jajaja.

¡Saludos!

Leox dijo...

Barón Rampante es un libro bello. Calvino tiene libros realmente hermosos.
No se si has leido si una noche de invierno un viajero , si quedaste maravillada con el barón, si una noche prolongara esa magia

Armando Páez dijo...

tia, no son "apostillas" las que hacemos, son comentarios. Apostillas es otra cosa ;)

Seguro lo leiste por ahi y se te hizo bonito.

Lluís Salvador dijo...

Tío, RAE vigésima segunda edición:

Apostilla: Acotación que comenta, interpreta o completa un texto.

Saluditos,
Lluís

Veronika dijo...

Leox: Gracias por la visita y la recomendación; realmente me gustó mucho el estilo de este autor y quiero seguir leyendo su obra.

Armando Páez: Alguien se me adelantó en lo que pensaba decirte... Voy a suponer que tu intención fue buena ;)

Lluís: Muchas gracias por tu visita, y por la aclaración que hiciste. Me causó gracia leer tu respuesta porque yo iba a escribir exactamente lo mismo. Sé que, últimamente, mi ortografía y redacción dejan mucho que desear, pero el diccionario de la RAE no muerde, jajaja... Gracias por ejercer de paladín justiciero en defensa de esta humilde blogger, jaja.

Espero sepan disculpar mi ausencia del blog, créanme que estoy ansiosa por poder retomarlo.

¡Saludos!

Ladrón_De_Versos dijo...

A ver si vuelves con más libros como el Barón Rampante de Italo Calvino... libro que empecé a leer cuando tenía 19 años y que nunca terminé. Saluditos.

Alexandra Roman dijo...

Saludos, estoy organizando una Gira Virtual para la novela “El Valle de la Inspiración”, por Alexandra Román de Hernández. Nos gustaría que usted y su blog (bitácora) formaran parte de este evento. Comuníquese con nosotros para enviarle la información, lo puede hacer a través de Ivelisse Sanchez (ivelissesanchez@hotmail.com) o con la autora Alexandra Román de Hernández (aroman9@yahoo.es). Esperamos escuchar pronto de usted.
Gracias, Alexandra Román de Hernández.

tubeth2000 dijo...

Realmente hermoso contenido, yo tambien quisiera compartir mi espacio de poemas en http://poemasdelalma2.blogspot.com

Leox dijo...

Para estimular tú regreso al blog subi un comentario , tuyo en una sección del blog saludos

Veronika dijo...

¡Gracias a todos por seguir comentando!
Leox, gracias por el feedback y el incentivo. Creo, deseo y espero que el próximo año voy a retomar el blog y, más importante aún, la lectura de los blogs que me gustan.

Nunca fue tan necesario como hoy
el refugio combativo que es un libro.
Hay que pertrecharse con ideas para salir a dar pelea.

¡Saludos!

Mayü dijo...

Me gustó este post tuyo, no he leído ese libro de Calvino pero espero algún día llegar a hacerlo.Seguramente será un libro fantástico. Un saludo. Mayra

violeta bourn dijo...

Bueno... yo me agregué este mi lista... pero quiero que reviva el blog. :D